Pida cita: 91 435 31 35 • 91 431 84 51 Calle Alcalá 78, 1ª Planta. 28009 Madrid

Nuestros servicios

Periodoncia

Tratamiento integral de las encías

 

La enfermedad de las encías  como tejido que envuelve al diente se conoce como enfermedad “peri – odontal” y comúnmente como “piorrea”.

El problema es un proceso infeccioso e inflamatorio que cursa con sangrado, retracción de la encía por perdida del grosor del tejido dejándose  en ocasiones la raíz del diente al descubierto, posteriormente se pierde  el hueso que soporta la mucosa de la encía y que se sitúa alrededor del diente,  ocasionado movilidad del diente “parece que se alargan”. El resultado final, si no se ha tratado, es la pérdida de la pieza dentaría.

 

¿Cómo podemos detectarlo?

 

1. Al cepillar los dientes nos sangran,  ¡cuidado! suele ser el primer síntoma

2. Mal aliento  y mal sabor de boca

3. Dolor en la encía y el diente con aparición de un Flemón, (hinchazón y dolor de la  encía). REQUIERE DE TRATAMIENTO URGENTE

4. Retracción de la encía y  movilidad del diente que se debe a la destrucción del hueso que soporta la encía

5. Sensibilidad al frío, calor, los dulces…

 

¿Cómo  tratamos esta enfermedad infecto- inflamatoria de las encías?

 

Primeramente se realiza un estudio exhaustivo del caso, para saber en cuál fase de la enfermedad se encuentra, a través de sondajes de  las bolsas periodontales y estudio  radiológico.

 

Se realiza un raspaje y un curetaje de las raíces de los dientes para quitar el sarro y las bacterias que están debajo de la encía y  se enseña a seguir  una higiene bucodental correcta.

 

Podemos precisar de microcirugía para eliminar bolsas periodontales manipulando debajo de la encía para  evitar más pérdida ósea, y así eliminar la infección de  las raíces dentales y las bolsas con cálculos y flora bacteriana que se  ha depositado.

 

Hay que  hacer  un injerto de encía, que  está indicado en aquellos casos en que los dientes muestran la raíz por encías retraídas. La técnica de microcirugía se realiza mediante anestesia local, se cubre con injerto de encía de una zona sana de nuestra encía  para proteger la raiz del diente. Es poco traumática con un postoperatorio excelente y molestias prácticamente inexistentes.

 

Cuando se ha perdido bastante hueso, se debe de aplicar técnicas de regeneración ósea.

 

En la actualidad, se utilizan materiales bioconductores con factores de crecimiento en aquellos pacientes donde las condiciones anatómicas y el compromiso de cuidados posteriores  lo hace idóneo.

 

Lo más importante es seguir una pauta de mantenimiento posterior a haber recibido el tratamiento curativo y así evitar recidivas

ACUDA A SU ODONTÓLOGO SIEMPRE

 

 

USTED PREGUNTA

 

 Sí tengo piorrea, ¿voy a perder todos los dientes?

 

La conservación de los dientes siempre depende de la cantidad de tejido de soporte, hueso que hayamos perdido. No podemos esperar a que los dientes se muevan, en ese momento la viabilidad del diente está muy comprometida,  tendremos que acudir al primer síntoma, generalmente el sangrado de las encías, ahí el tratamiento precoz tiene un buen resultado.   Asimismo, en una misma boca, puede haber dientes con ninguna o muy poca afectación, junto a dientes muy lesionados por la enfermedad. ¿La piorrea es aguda? Los pacientes que la sufren llevan años teniéndola, es una enfermedad muy “silente”   con una evolución lenta, de años. Lo que sucede es que las complicaciones se manifiestan de forma aguda: el flemón, el diente que se mueve, el dolor al frió o al calor…. En ese momento la  evolución puede ser muy rápida, pudiendo perder sus dientes en 3 o 4 años.

 

¿Todos tenemos igual posibilidad de padecer la enfermedad de las encías?

Existe predisposición genética, pero son los malos hábitos en salud los que más influyen. Hábitos poco saludables como  el beber alcohol en exceso, llevar malos hábitos nutricionales con comidas que contienen un exceso de azucares y poca fibra y vitaminas, y sobre todo ser fumador  habitual. A esto se tiene que añadir unos  malos hábitos de higiene bucodental. Cepillado correcto de dientes, encías y lengua, después de cada comida y sobre todo al acostarse y el uso del hilo dental además de la limpieza dental en consulta odontológica  con previa valoración por el odontólogo al menos 1 vez al año, le evitará males mayores. Cuando los dientes se han perdido, la solución restauradora es el implante (interesados acudir a la sección de Implantología y profilaxis).